Estaciones meteorológicas propias en fincas de productores: una herramienta para el manejo de viñedos

Estaciones meteorológicas propias en fincas de productores: una herramienta para el manejo de viñedos

En el marco del Plan de Modernización y Manejo de Viñedos, de Servicios Cooperativos Vitivinícolas – SCV, se está realizando una evaluación con la empresa Metzoo para la instalación de estaciones meteorológicas en fincas de asociados a cooperativas. Así se incorpora agricultura de precisión para la vid.

Juan Garro, del equipo SCV, comentó: “El proyecto surgió con el fin de empezar a profesionalizar más la asistencia técnica a las cooperativas, nos encontramos buscando herramientas que permitan que el técnico tenga información certera y real del campo en el que trabaja”.

Metzoo ofrece una plataforma de gestión con estaciones meteorológicas que permiten trabajar sobre cada una de las fincas asignando tareas más allá de los datos meteorológicos que tiene.

¿Cómo funciona? Se genera un usuario para cada técnico que puede ir viendo en tiempo real cómo se comporta la estación en cada finca. Así se pueden manejar las variables para el control fitosanitario del viñedo y el riego, por ejemplo. “Son sensores que permiten trabajar de forma más certera. Hoy en día muchos de nuestros técnicos trabajan con estaciones meteorológicas públicas, pero queremos tener nuestra propia red de estaciones meteorológicas para no depender de otras”, aclaró Garro.

El Ing. Rubén Vallejos es el responsable de Metzoo en Mendoza y explicó los alcances y características que ofrece este sistema de agricultura de precisión en vid.

“Metzoo es un sistema de adquisición de datos, generación y gestión de información relacionada con cálculos agro-climáticos aplicables a cultivos, en particular con la Vid. Los datos se procesan para luego aplicar fórmulas, estadísticas, reconocimiento de patrones y obtención de resultados de fórmulas de la F.A.O. (Food and Agriculture Organization of the United Nations). Toda la información es dispuesta para uso por parte del usuario mediante una visualización intuitiva que permite el análisis en tiempo real y gestión de los resultados, como también ayuda a la toma de acciones / decisiones”, describe Vallejos.

Además, un dato interesante es que está desarrollado en su totalidad en Mendoza, incluyendo sus componentes de hardware y software. Durante la etapa de desarrollo y análisis, se encuestaron distintos tipos de especialistas en el área de la vid y otros cultivos para hacer la plataforma y una interfaz de usuario adecuada a los requerimientos. Actualmente, el sistema ya es utilizado por varias bodegas con fincas de distintas superficies.

Pruebas para el sistema cooperativo

En la finca de un productor de la cooperativa Del Algarrobal, en un espaldero alto de Bonarda con riego por goteo, se instaló uno de los sistemas Metzoo para probar su funcionamiento y utilidad. El Ing. Franco Vicchi, asesor técnico de la cooperativa, explicó: “El sistema básicamente permite medir humedad y temperatura mediante diferentes sensores a nivel de canopia (es decir, cercano a la zona de los racimos); y también, mediante sensores de humedad de suelo que en este caso no se han instalado ya que es una prueba piloto. Estos datos son relevantes para estimar la evapotranspiración potencial de referencia (Eto; FAO) y junto con otros datos de estaciones meteorológicas cercanas y la bibliografía local en cuanto a coeficientes de cultivo (kc), calcular automáticamente la lámina de riego diaria de la vid. Con este dato el productor que presenta riego por goteo podría programar con mayor exactitud el riego en las diferentes operaciones de su finca y, así, ahorrar en energía eléctrica, dado que generalmente en los días nublados, fríos y húmedos las plantas, incluida la vid, transpiran en menor cantidad. Esto finalmente permitiría eficientizar el uso del agua y obtener mayores rendimientos de cultivo”.

A su vez, Vicchi destacó la posibilidad que aporta el sistema de crear diferentes alertas cuando los sensores detectan determinado valor. “Por ejemplo, permitiría crear un alerta por descenso de la temperatura por debajo de -2 °C, que indicaría mayor riesgo de heladas tardías en la vid, entre muchas otras posibilidades”.

Por su parte, la Ing. Paola Pérez, asesora de la Cooperativa El Libertador, otra de las que cuenta con una de las estaciones de prueba, comentó: “Me resulta sumamente interesante. Es una herramienta muy buena para aplicar, no solamente para la toma de datos meteorológicos que otras estaciones públicas no están tomando bien los datos o a veces no funcionan, sino que podemos incluir alarmas y parámetros específicos como humedad, temperaturas, alertas amarillas, rojas, etc. Además, podés dejar anotadas todas las indicaciones técnicas en la base, también se puede indicar quién puede acceder a la información (el contratista o el productor mismo)”.

A su vez, destacó que “luego nos va a permitir hacer comparaciones año a año, hacer correlaciones de acuerdo al avance de madurez de la uva, en función de la amplitud térmica y la temperatura. Son un montón de opciones de análisis. Simplemente con los datos que nos brinda ahora ya es muy importante y luego, con el aprendizaje de la herramienta, será cada vez mayor su utilidad”, consideró.

Más allá de la etapa de prueba de este sistema, los ingenieros señalaron que el desafío es adaptar la plataforma, junto con el equipo de Metzoo, para que sus excelentes cualidades técnicas y de gestión de riego de viñedos puedan “trascender la experiencia micro e individual”; es decir, que la información se pueda generalizar y no sirva exclusivamente para el riego, ni solo para los productores que tengan los sensores en su parcelas; sino que con pequeños cambios en el software se pueda transformar en un sistema integral de asesoramiento y comunicación con todos los productores asociados al sistema cooperativo en temas referentes al Manejo integrado del viñedo (gestión de riego, tratamientos sanitarios, fertilización de la vid y momento oportuno de cosecha); a la vez que permita obtener con mayor rapidez información zonal, regional y estratégica para el sistema. Un verdadero desafío considerando la territorialidad de los miles de productores asociados, con gran dispersión de sus viñedos; lo que lo diferenciaría de cualquier otra experiencia en emprendimientos privados.

“Desde Servicios Cooperativos Vitivinícolas agradecemos la predisposición de todos los que posibilitan estas pruebas, como el proveedor, los técnicos y los productores. Sabemos que toda esta generación de información necesita el aporte de recursos”, concluyó el ing. Garro.

DESTACADAS