Experiencias exitosas de cooperativistas en San Rafael con cosecha asistida

Experiencias exitosas de cooperativistas en San Rafael con cosecha asistida

Dos casos con buenos resultados en el uso de la cosecha con bines se dan en el departamento sureño, con las cooperativas Real del Padre y Sierra Pintada. Según el último informe de costos y comparación de modalidades de cosecha del Observatorio de ACOVI, dicha opción es la más conveniente para pequeños productores.

Gaspar Alonso, de la Coop. Real del Padre, cuenta que él y otro productor asociado hace tiempo decidieron esta opción por la falta de mano de obra para la cosecha. Cada uno hizo la inversión en compra de bines y adaptaron un tractor para que funcionara como volcador. “El año pasado coseché 170 mil kilogramos, 1.700 quintales, con siete personas. La persona inicia a las 8am y cosecha a gusto durante el día las horas que quiere”, explica este productor de seis hectáreas.

Un tema a considerar para implementar este tipo de cosechas es la inversión en bines, con un valor de $5.300 + IVA cada uno y necesitando 35 para 10 hectáreas. Alonso considera que “hoy es difícil armarlo, yo empecé hace cuatro temporadas y el año pasado llegué a tenerlo completo gracias al sistema de compras conjuntas de Fecovita. Si bien hoy día es difícil pensar en invertir, yo creo que cuando mejore el precio del vino el cambio (de modalidad) se terminará dando por sí solo”.

El otro caso corresponde a la Coop. Sierra Pintada, ya que aquí la entidad tiene un sistema para alquiler equipos. Agustín Lattandi, ingeniero de la cooperativa, explica que tienen una modalidad con carro cosechero y dos modalidades con bines, desde la cooperativa se alquila el equipo y el productor se encarga de los cosechadores. En cuanto al funcionamiento, una modalidad es con 25 bines y volcador estático que deposita la uva en el camión. El otro sistema de implementación esta temporada es a través de la entrega de dos o tres bines por productor, los cuales se descargan en la bodega directamente, siendo importante el ahorro en mano de obra y flete.

Según el análisis de Lattandi, este año la cosecha asistida no ha sido furor ya que muchos se resisten a innovar por las dificultades de esta vendimia, pero esta opción tiene que coexistir con la mecánica y la tradicional: “Tenemos que seguir haciendo docencia respecto a la recepcón de la uva y el movimiento de bines en la bodega. Tenemos 120 bines, deberíamos tener 50 más para los picos de cosecha y seguir insistiendo en difusión y charlas técnicas”.

El informe del Observatorio

El Observatorio Cooperativo de ACOVI analizó los costos de la cosecha 2019 y las variantes manual, asistida y mecanizada. En el informe, la opción asistida o con bines aparece como la más conveniente para pequeños productores.

Nicolás Vicchi, subgerente de ACOVI, explicó más del tema a la radio sanrafaelina FM 91.5 Vos: “La asistida es un paso más para optimizar los recursos porque hace que el cosechador no esté exigido ni corriendo con los tachos todo el día, evitando riesgos de accidente de trabajo y de dañar la uva porque. En la asistida, se necesita un 33% menos de cosechadores. Ahí ya reducimos la necesidad de una cuadrilla”.

Según señaló el subgerente, la modalidad asistida permite levantar la cosecha en un tiempo menor a la manual y con menos gente. El cosechador lleva el tacho a un bin de 400kg cerca de donde está cosechando y lo que se le paga es un fichón por bin, no por tacho. Tiene otro ritmo, otra calidad de trabajo, evita riesgos y aumenta la calidad.

“Lo importante es que el productor puede bajar costos y aumentar la productividad a través de esquemas asociativos donde hay cooperativas, como en San Rafael, que prestan el servicio de bines a sus productores. Es un esquema muy virtuoso y creemos que el estado debe promover estas escalas asociativas. Hay que darle mayor difusión y conocimiento a este sistema para que el cosechador tenga mayor calidad de trabajo y el productor tenga menos riesgo, menos estrés en la cosecha y mayor productividad”, concluyó Vicchi.

DESTACADAS