Impuesto a las ganancias: Promovamos el espíritu cooperativo

Impuesto a las ganancias: Promovamos el espíritu cooperativo

Por Dr. Carlos Iannizzotto, presidente de CONINAGRO y directivo de ACOVI
Desde el cooperativismo estamos muy satisfechos por haber sido escuchados por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación en lo que respecta al rechazo de los artículos 23 y 24 de la reforma tributaria que lleva a cabo el gobierno nacional. Es un buen signo para seguir sosteniendo fuentes de trabajo y llevar alivio a nuestras economías regionales.
Esta decisión significa mucho para nosotros ya que la imposición de este tributo hubiese sido una injusticia muy grande y contraria al espíritu del acto cooperativo. El artículo 23 y el 24 eran dos artículos que no correspondían estar en la reforma.
Creo necesario, ante el contexto que vivimos, esclarecer cuál es el objetivo de una cooperativa desde su fundación. Surge como una mutual, de la necesidad de pequeños y medianos productores o personas en general, que se unen para lograr un beneficio a menor costo que de forma individual no lo puede hacer, como es el caso nuestro de cooperativas vitivinícolas.
Como productor me junto con otros para que mi elaboración tenga menor costo y un mejor producto. Eso es en todas las cooperativas y mutuales. Por lo tanto, creo que no solamente tienen que estar exentas del impuesto a las ganancias, si no que no son sujetos imputables de este tributo.
En lo que respecta al plano impositivo, en la mayoría de los casos las cooperativas cumplen estrictamente su labor. Por supuesto, como en todas las cosas hay ciertas cooperativas y mutuales que están dentro de la informalidad y la marginalidad. Es por eso que desde CONINAGRO nos hemos manifestado en apoyo al gobierno para que actué, incluso denunciándolos. Tales situaciones le restan al sistema y defraudan a los posibles socios que confían en que sus haberes son bien administrados.
Por último, dejar en claro que también iremos al Senado a presentar nuestra posición, tal como hicimos en Diputados, a los fines de que no sean gravadas las cooperativas. Como dije anteriormente, creemos que es un golpe al empleo y a la producción.
El cooperativismo trata a pequeños y medianos emprendimientos. Es un contrasentido establecer un impuesto, que desalienta el espíritu asociativo que mantiene todo proyecto de desarrollo local.

DESTACADAS